¿Por qué nos contaminamos energéticamente?

Principalmente por:

• La des-conexión de la esencia del Ser, del propósito o de la misión.

• Buscar la nutrición energética desde el entorno emocional relacional, en vez de desde la esencia fundamental.

• Un estado de carencia energético, que equivale a emociones y creaciones mentales negativas de baja vibración.

• La ansiedad por carencia. Absorción ansiosa de cualquier energía del entorno e invitaciones indeseables de todo tipo de entidades bio-plasmáticas.

Cuando no se dispone de la energía suficiente para pensar, sentir o hacer lo que se quiere, se puede manifestar cansancio físico, emocional o mental. Estos estados carentes de energía mantenidos en el tiempo pueden desencadenar enfermedades de cualquiera de los campos antes descritos.

Unos niveles de energía por debajo de lo perfecto para el desarrollo de la vida natural del Ser lo llevarán a éste a vibrar en unas frecuencias muy bajas (emoción), en las que la carencia energética se sintonizará a la carencia emocional y mental. Con ello se formará un gran bloque pluri-sintomatológico que puede que se reafirme en la conciencia como algo realista e inamovible mediante circunstancias auto-proyectadas en el entorno del afectado como estados catastróficos. El paradigma recurrente de la negatividad inicial de todos los procesos evolutivos trabajados hasta la fecha, y que aparecen de nuevo las frases manipulativas del tipo:– no ha servido para nada todo el esfuerzo, esto no es para mí-.

Puede que resurjan de la mente inquieta afirmaciones como: – siempre lo mismo; mala suerte la mía; Dios se ha olvidado de mi y de mis deseos; todo el mundo consigue lo que quiere y yo no; tengo todos los problemas del mundo; nunca lo conseguiré; no soy capaz; etc- ..apego tóxico

Es normal que la mente dé estos mensajes, ya que son equivalentes a la vibración energética (emoción) del momento. Si vibráramos en amor, no se podrían dar estos mensajes. ¿Entonces, qué está pasando?

Estás vibrando en equivalencias de baja energía. Es como un pez que se muerde la cola, emoción y energía van de la mano, y la mente ameniza la velada según la energía que haya.

Está claro que cuando estamos en los momentos de un proceso de crisis existencial, de soltar viejas creencias con información y emoción, sumidos en el tránsito de adaptación de un ego dolorido y medio moribundo, nos podemos olvidar que seguimos formando parte de la Creación Universal con un propósito, con toda la energía vital necesaria y la hoja de ruta, para llevar a cabo el propósito desde la máxima expansión, así como disfrutar por los poros de la piel del reconocimiento más sanador, el de la Energía Creadora.

pedir al universo

Posiblemente el hecho de no estar enfocado en la esencia fundamental del Ser (Energía Vital Universal) y seguir perdidos demasiado tiempo en la admiración de los designios del ego racionalista-empirista, preocupado por la supervivencia desde el sentimiento de carencia crónico, promueva un movimiento de energía que le llamaremos “efecto aspiradora”, que absorbe del entorno todo lo que pueda, indiferentemente de la calidad, u origen y vibración de su energía. Todo vale para calmar este vacío.

Es como un ataque de ansiedad de comida, que te lo comes todo y más, pasando por alto si es correcto o saludable para ti.

Desde nuestro punto de vista y experiencia personal, para acabar con la contaminación o la succión innecesaria de energías tóxicas que no aportan valor ninguno, sino que calman un vacío momentáneamente, “cómo un mal carbohidrato, que deja más residuos que energía”, es conectarse a la nutrición energética desde la esencia fundamental de cada uno, de forma vertical, no frontal.

Conectarse y reafirmar también la creencia de un propósito universal, de que hemos aparecido en este mundo con una tarea a hacer, seguro, y que el Universo Creador no dudará en acompañarnos con los mejores niveles de energía y consciencias trasformadoras que elevarán nuestros niveles vibratorios, desvinculando anclajes contaminantes y tóxicos, provengan de dónde provengan.

Reencontrar los recursos personales para llevar a cabo el propósito es el principio del propósito, y una vez descubierto parte de los recursos, ponerse en marcha con la maravillosa Ley de la intención, y utilizar el precioso cuerpo que nos ha dado Dios para recoger los frutos de la acción deliberada de la intención.

Al revés puede que promueva frustraciones, miedos, dudas, incertidumbres y/o emociones de baja energía que nos volverán de nuevo al circuito cerrado tóxico.

Conexión y amor son fundamentales como tratamiento a la pérdida de energía y contaminación tóxica.

Ponemos a tu disposición el taller de Protecciones energéticas (para más información, clica aquí)
que se realizará este próximo sábado 25 de abril de 2015, de 10.00 a 20.00h.

Estudios de Reiki con pacientes con cáncer

Poco a poco se van completando investigaciones de campo donde se demuestra empíricamente que la técnica del Reiki puede aportar beneficios a la persona que reciba las sesiones, y más si se encuentra en una situación crítica de salud.

La medición de momento son los efectos de bienestar que promueve en el receptor de las sesiones, pero yo me pregunto:  ¿Es que hay mayor prueba objetiva?

La realidad es que todo Ser que aplica o recibe las vibraciones de la técnica de Reiki mejora en muchos aspectos de su vida, y eso estaréis de acuerdo conmigo que ya es un dato lo suficientemente cuantificable. Hay un antes cuantificable y un después también cuantificable.

Hay formas de medir el estado de bienestar general de la persona, y en todos los casos siempre sale positivo. Otra cosa es que pasa a nivel bioquímico, que parece ser la necesidad científica. Aun que, si a nivel psico-emocional y conductual hay estos cambios, está claro que a nivel bioquímico los tiene que haber habido, sino, como diría nuestra ciencia mecanicista no sería posible ¿no? Sólo hay que ojear las teorías de la neurobiología para comprender ya empezamos en sl siglo XXI a “cientificar” que cuerpo y mente son inseparables y que uno altera a otro.

En el siguiente link os adjuntamos una nota de prensa donde se explica el estudio de investigación llevado a cabo con pacientes de cáncer.

http://www.eleconomistaamerica.com.ar/sociedad-eAm-argentina/noticias/6536832/03/15/Reiki-una-ayuda-para-enfermos-de-cancer-.html#.Kku8URqmd3AR4kw

Espasmos en las sesiones de Reiki

¡Hola a tod@s reikistas!

Hoy hablaremos de los espasmos que sufren algunas personas durante las sesiones de reiki, que incluso en alguna ocasión pueden llegar a saltar literalmente en la camilla.

Esta situación será un indicador claro de que les hace mucha falta esa sesión y posteriores. Estas personas tienen el sistema electro/magnético sobreestimulado, y con ello seguramente un nivel de estrés elevado, tanto a nivel psicoemocional como visceral.

Vamos a ver qué podemos hacer en estas circunstancias.

espasmo muscularA veces puede que durante la primera parte de la sesión empiece a mover alguna de las extremidades, de una forma espontánea e inconsciente. No hay que preocuparse por nada, y es importante que se lo hagamos saber al receptor de la sesión, ya que es una sensación a veces un poco desagradable ver cómo se mueven tus miembros sin que tu hagas nada consciente para que pase. Sólo es un espasmo muscular.

¡Nada que ver a una posesión demoníaca!

* Es importante tenerlo claro y dejarlo claro, ya que a veces, por culpa de falta de información,  se puede desviar la atención de lo que está sucediendo realmente, y acabar interpretando que durante la sesión le hemos hecho cosas raras según sus creencias (exorcismos, magia negra, mal de ojo) y tantas otras prácticas esotéricas que nada tienen que ver con la buena práctica de Reiki.

“No tengo nada contra las posesiones demoníacas, pero no será nunca en una sesión de Omnia Reiki. Donde se aplican energías de alta vibración no queda espacio para más”

¿Qué le está pasando entonces? ¿Es malo para él? ¿Le estoy haciendo daño?

Como ya he dicho con anterioridad, no os tenéis que preocupar para nada, aunque hayan momentos espasmódicos impresionantes. Recordad que somos seres bioenergéticos compuestos por múltiples campos de energía, tanto cuantificables como no cuantificables (sutiles). En estos es donde actúa principalmente la energía Reiki.

Las energías sutiles son las únicas energías que interpenetran todos los demás campos del ser humano, incluyendo su parte más densa, la materia. Su función principal es la de enviarle energía e información para que vuelva a su equilibrio de origen, ya que en los campos sutiles se encuentra la plantilla lumínica perfecta del Ser.

Vamos a ver el recorrido paso a paso para que te quedes tranquila/o de lo que está sucediendo en ese incómodo momento.

Esta información en movimiento, que se entiende científicamente como “energía”, se transmite del practicante de reiki al receptor de la sesión mediante los “biocampos” de ambos.

Estos “biocampos” están compuestos por las distintas capas del aura, los chacras y los  meridianos de acupuntura. Toda esta información, después de haber modificado su vibración lo suficiente, la podrá utilizar el sistema nervioso central para enviar las señales oportunas a los distintos órganos y sistemas para la reparación y reequilibrado natural del cuerpo del receptor de la sesión.

Cuando el biocampo del receptor de la sesión absorbe la nueva propuesta energética que le facilitamos, recalcula los valores electro-magnéticos provocándole la expresión de las energías bloqueadas mediante el movimiento muscular. Hay que aclarar que en los músculos existen muchísimas terminaciones nerviosas.

sistema nerviosoPor tanto, concluiremos que los espasmos musculares durante la sesión de reiki de alguno de los miembros del receptor será una forma que tiene el cuerpo de liberar tensiones acumuladas en forma de energía (habitualmente con información de algún suceso vital bloqueado), dejando espacio para la nueva vibración que se le está administrando.

Recordad que nosotros, los practicantes de reiki, no hacemos nada, sólo proponemos un campo vibratorio al receptor de la sesión con una energía concreta. Siempre, y en última instancia, será la capacidad natural de sanación del receptor la que provocará los ajustes necesarios para devolverle la salud.

Articulista: Ernest Guirao / Formador en Omnia Reiki Institute.